“En piedra viva” de Ricardo Ramos Tremolada: el abismo como última morada