Pedro de Angelis desde Nápoles a Buenos Aires, las independencias frustradas