¿Vive el estado democrático de presupuestos que ya no es capaz de garantizar?