"Salvar las apariencias": tra amore e logica