Democracia y derechos: el ‘rompecabezas’ constitucional