Subversión y reinvención. El doble signo de los cómics en sus inicios en las páginas dominicales