Félix Duque: con Hegel más allá